¿Por qué usar hormigón reforzado con fibras?

Curso-Hormigón-reforzado-con-fibras

Uno de los materiales que más se utilizan en el sector de la construcción es el hormigón, un material formado por una mezcla de cemento, arena, agua y grava o piedra machacada. También puede llevar algún aditivo para mejorar sus características, siempre dependiendo del uso que se le vaya a dar.

Además, el hormigón es un material de coste competitivo comparado con otros materiales,

y con una gran capacidad para adaptarse. Uno de los posibles inconvenientes del hormigón es que es un material frágil, que no es capaz de resistir fuerzas de tracción o flexión, pudiendo llegar a romperse o agrietarse.

Es por esta característica del hormigón por lo que hablaremos sobre cómo reforzarlo con otros materiales como pueden ser las fibras. Esto le dará una mayor consistencia y resistencia al material.


¿Qué es el hormigón reforzado con fibras?

El hormigón es un compuesto con cierta debilidad ante ciertas fuerzas de tensión. Es por eso que es importante reforzarlo con otros materiales como son las fibras. Estas fibras, una vez amasadas hasta lograr una distribución uniforme, crean un material más homogéneo y con una mayor resistencia a la tracción que la del hormigón tradicional.

Se pueden usar fibras minerales, orgánicas o metálicas. La matriz, ya sea hormigón o mortero, proporciona la resistencia a la compresión y rigidez, protegiendo de esta manera las fibras. Estas fibras proporcionan mayor resistencia a los esfuerzos de tracción, controlando la fisuración y haciendo del hormigón, un elemento con una mayor tenacidad.

Toda esta eficacia y efectividad de este tipo de soluciones, depende del tipo de fibras con el que se refuerce el hormigón:


Tipos de fibra utilizadas para reforzar el hormigón

Existen tres tipos de fibras diferentes: minerales, orgánicas y metálicas. Las fibras más utilizadas son las de acero. Las de fibra de vidrio se suelen utilizar en capas más delgadas para mejorar la resistencia a tracción. Las fibras de plásticos se emplean en hormigones resistentes a choques o impactos. A continuación detallaremos cada uno de los tipos de fibras.

Hormigones con fibras metálicas

Es el tipo de fibras con mayor demanda. Este tipo de hormigones se utiliza en conductos de humos, en el revestimiento de tubos, en túneles, en pavimentos y en más lugares. 

La gran ventaja de las fibras metálicas es el gran resultado que ofrecen, la gran elasticidad, 10 veces superior a la del hormigón común y la gran accesibilidad monetaria, pues es muy económico.

Las fibras tienen una forma rígida, por eso, es necesario incorporar a la mezcla la cantidad adecuada de elementos finos y gruesos. 

Este tipo de hormigón reforzado con fibras, resulta complicado de trabajar cuando la proporción de fibras supera en un 2% el volumen del hormigón. 

Para realizar el amasado de la mezcla, depende de en qué lugar se realice, pues si se realiza esta mezcla en central, basta con añadir las fibras a la mezcla y amasar el conjunto durante alrededor de minuto y medio. Si por el contrario, la mezcla se realiza a pie de obra, las fibras deben añadirse a la hormigonera y debe girar la cuba al máximo de velocidad durante alrededor de minuto y medio.

Hormigones con fibras de vidrio.

Los hormigones con fibras de vidrio destacan por su soporte a cualquier tracción. Además, tienen un nivel elevado de elasticidad. Se deben incluir las fibras unidas y no dispersas al amasado.

Normalmente, estas fibras no se incorporan a la mezcla en forma de filamentos sueltos, sino que forman conjuntos de filamentos o cordones. Además, este tipo de fibras necesita de un aditivo a base de óxido de polietileno mezclado con el agua, si se quiere una buena dispersión de fibras en el amasado.

Hormigones con fibras de polipropileno.

Las fibras de polipropileno se sitúan dentro de la categoría de fibras plásticas, las cuales tienen como característica principal la mejora de la resistencia a flexión.

La cantidad de fibras que se le agregue al hormigón definirá cómo de firme será ante futuras alteraciones. El uso de este tipo de fibras evita posibles daños o fisuras en caso de que haya retracción del hormigón.

Este hormigón con este tipo de fibra es mucho más resistente a golpes que el hormigón tradicional.

Este tipo de fibras se mezclan sin ningún tipo de problemas en hormigoneras tradicionales, sin temor a que se formen bolas al utilizar grandes dosificaciones. El inconveniente de este tipo de fibras es su poca elasticidad, que las hace muy deformables y en su poca adherencia con el hormigón.

Una vez hablado de los tipos de fibras que hay para reforzar el hormigón, os hablaremos de las ventajas que existen al utilizar este hormigón reforzado.

Ventajas del hormigón reforzado con fibras

A pesar de la apariencia robusta que tiene el hormigón, resulta un material que puede considerarse bastante frágil, pues aguanta poco frente a fuerzas de flexotracción. Es por eso por lo que al hormigón se le añade fibras, consiguiendo un mayor efecto y considerándose una alternativa más económica. Son muchas las ventajas que nos proporcionan la inclusión de estas fibras en el hormigón, aquí te damos alguna de ellas:

  • Refuerza el volumen del hormigón: El volumen del hormigón se ve reforzado debido a la distribución homogéneas de las fibras de acero
  • Mejoran la resistencia a la flexotracción: La introducción de estas fibras consigue mejorar la resistencia a la flexotracción. De esta manera, el hormigón podrá aguantar fuerzas sobre el pavimento.
  • Aumentan su durabilidad: Los filamentos de acero consiguen controlar la fisuración y evitan que las grietas se propaguen. De esta manera se consigue aumentar la durabilidad del hormigón.
  • Evitan la fragilidad del hormigón: Estas fibras es una gran solución para la fragilidad del hormigón ya comentado anteriormente.
  • Aumenta la resistencia ante impactos y esfuerzos: También aumenta la resistencia ante los golpes, lo cual es ideal para los suelos de almacenes o fábricas.
  • Previene la oxidación: Las fibras de acero también reducen la oxidación al estar mejor integradas con el hormigón.

Ofrecen mayor seguridad: Ofrecen una mayor seguridad y protección, por lo que genera más confianza a los trabajadores a la hora de trabajar con este material.

¿Cuándo usar hormigón reforzado con fibras?

Uno de los sectores que más se ha beneficiado del hormigón reforzado con fibras de acero es el industrial, debido a su gran resistencia a las tensiones y abrasiones que se pueden dar en las naves o almacenes, A su vez, esto también minimiza la posibilidad de que aparezcan grietas o fisuras.

El hormigón reforzado con fibra también se utiliza muy comúnmente en la construcción de túneles, estacionamientos, patios de recreo, pistas de aeropuertos, calles de rodaje o caminos de acceso. 

Si quieres seguir informándote sobre este material reforzado, aprender a realizar mezclas o a realizar ensayos de diseño y control, solicita información a Indespre 

Si tiene alguna otra inquietud, no dude en contactar con alguno de nosotros y te las resolveremos encantados. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *